2 ago. 2013

Las granadas

 

   En cierta ocasión hubo un hombre que tenía varios árboles de granadas en su huerto. Y en los otoños ponía las granadas en bandejas de plata junto a los muros de su casa y sobre las bandejas escribía el siguiente cartel: "tomad una por nada. sois bienvenidos".
   Más la gente pasaba sin coger la fruta.
  Entonces el hombre pensó, y al otoño siguiente no puso granadas en las bandejas de plata junto a los muros de su casa, sino que colocó un anuncio en letras grandes: "Tenemos las mejores granadas de la tierra, pero las vendemos a cambio de más monedas de plata que cualquier otra granada."
  Y todos los hombres y mujeres del lugar fueron corriendo a comprárselas.

Gibrán Jalil Gibrán

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.