8 jul. 2013

Pizza macrobiótica de centeno

Aprovechando que es verano y tenemos tomates de calidad, vamos a preparar una suculenta pizza macrobiótica. A la base de tomate natural le hemos añadido espárragos verdes y campiñones, pero podeis ponerle otras verduras que considereis oportunas. Os aseguro que está bien rica esta pizza... y encima sin harina de trigo. ¿Por qué los macrobióticos ortodoxo le dan tanto bombo al tema de las solanaceas y no hablan de los perjuicios de este cereal? Creo que el ser tan, tan ortodoxo hace que termines identificándose con unas normas o pensamientos autoimpuestos, cerrándote a contemplar otra posibilidad más allá de lo que te identifica. ¿Qué es más benficioso a nivel fisiológico para el organismo: un tomate del huerto o un arroz con pollo siguiendo los principios yin-yang? Sí, la tradición histórica cuenta, pero también aprendamos a ser sabios por nosotros mismos y a la altura de nuestro tiempo.
 
 
Ingredientes

Masa de harina integral de centeno (mirar receta)
2 tomates grande y maduros
1 cebolla mediana
1 zanahoria
1 pimiento verde
1 trozo de calabacín
1 diente de ajo
4 espárragos verdes
2 champiñones grandes
Pimienta negra molida
Pimienta cayena
Albahaca
Mostaza molida
Orégano
Semillas de sésamo tostadas
Sal no refinada
Aceite de oliva de alta calidad


I. Picamos todas las verduras (menos los espárragos y los champiñones) en trozos pequeños y las sofreiremos a fuego medio con un chorreón de aceite, una pimienta cayena, albahaca y sal. Es importante primero dorar las verduras sin los tomates picados y posteriormente agrearles estos. Sabremos que el sofrito estará en su punto cuando no quede agua de los tomates y las verduras estén blandas y compactas (unos 30 minutos).
II. Preparamos una base de pizza con la masa de harina de centeno elaborada (mejor fina). Recordad que esté bien amasada y trabajada con la harina, quedando consistente y no ‘chiclosa’ o pegajosa.
III. Lavamos y cortamos ahora los champiñones y los espárragos en trozos pequeños. Los salpimentamos así como le añadimos un poco de mostaza molida. Mezclamos todo bien y reservamos en crudo un plato.
IV. Preparamos la masa sobre la bandeja del horno (previamente harinada para que no se nos pegue) y untamos a gusto el tomate elaborado. Añadimos un puñado de los espárragos y champiñones reservados. Horneamos a 180ºC durante unos 20 minutos y listo. La presentaremos con semillas de sésamo tostadas y orégano.

3 comentarios:

  1. qué lujazo!!...

    creo que esta noche cenaremos pizza.... no tan rica como esta seguramente, pero me dio el antojo!! :)

    un besote!! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, te puedo asegurar que tu pizza saldrá tan perfecta como ésta.

      Otro besote-abrazote desde el alma.

      Eliminar
  2. Últimamente me he aficionado bastante a la harina de centeno y elaboro las empanadas con ella. Suelo mezclarla con harina de espelta.
    La masa es un poco mas quebradiza a la hora de trabajarla, pero merece la pena, tanto por sabor, como por saludable.

    Las hogazas de centeno que hacen en mi pueblo (La Bañeza) son una absoluta delicia.

    Chapeau por esa pizzaa, Maestro Zen.

    Un abrazote.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.