28 abr. 2013

Los perjuicios del trigo y los beneficios del centeno

Hoy quiero traeros unos textos del gran técnico en nutrición natural Nestor Palmetti, los cuales nos ilustran perfectamente las diferentes aportaciones a nivel fisiológico que nos ofrecen ambos cereales. Y es que desde pequeñines nos han inculcado que el trigo es 'bueno', que son hidratos de carbonos, energía, bla, bla, bla... pero sin enseñarnos los perjuicios que puede ocasionar sobre nuestro organismo ni la existencia de otras harinas mucho más saludables. Esperemos que estas líneas hagan ver realmente lo que estamos consumiendo cuando ingerimos derivados del trigo, y como podemos sustituirlos fácilmente por un alimento más saludable como es el centeno. 

Recuerdo que en mis primeros años de veganismo me costó horrores controlar la influencia del trigo en mis comidas diarias. ¿Por qué sería? Veámoslo pues:

Algunos vegetales sintetizan moléculas opiáceas, a fin de defenderse de sus enemigos. Es el caso del trigo, cereal dotado de péptidos que adormecen a sus predadores. Una sola molécula protéica de gluten hallada en el trigo, contiene 15 unidades de un particular péptido opioide. El gluten de trigo contiene un número de opiaceos extremadamente potentes. Algunas de estas moléculas son incluso 100 veces más poderosas que la morfina.   

Los sacerdotes del antiguo Egipto utilizaban el trigo para alucinar, y lo empleaban en los vendajes para disminuir el dolor provocado por las heridas. Los emperadores romanos sabían que el pueblo no se rebelaría mientras tuviera pan y entretenimiento. Todos los productos derivados del trigo contienen péptidos opioides: pan, pasta, pizza, galletas, tortas, empanadas, tartas, etc. Al padecer un dolor dental se puede masticar pan durante 10 minutos a fin de aliviar el dolor, con lo cual se comprueba su potencia anestésica.

La Naturaleza no se equivoca y todo funciona correctamente... en sus ámbitos naturales. El problema es cuando ingerimos estos opiáceos y los hacemos en grandes volúmenes diarios. Los científicos los bautizaron como exorfinas, al ser estructuras (como la morfina) que se producen fuera del organismo. Dado que poseemos receptores para estas moléculas, la asimilamos perfectamente, tal como hacemos con nuestras endorfinas. Y nos generan lo que tienen que generar en sus ámbitos naturales...

El principal problema de los péptidos opiáceos se visualiza en la función intestinal. Por un lado, la capacidad adormecedora de estas sustancias, 'anestesia' vellosidades y paredes intestinales, generando estreñimiento y constipación. Es sencillo constatar la masificación de este padecimiento y las graves consecuencias que genera, como desencadenante del 'ensuciamiento' corporal. 

Por otra parte, el incremento de la permeabilidad intestinal es algo que potencia y garantiza el problema. Los alimentos no digeridos y las sustancias tóxicas, se frenan por el efecto del estreñimiento, mientras que la mayor permeabilidad facilita su rápido ingreso al flujo sanguineo.

**********
El centeno contiene menos gluten (proteína) que el trigo, por lo cual responde peor a la acción de la levadura y la masa no retiene tanto gas al fermentar. El pan de centeno (pan negro o pumpernickel, muy consumido en Alemania) es más compacto, menos esponjoso y más oscuro que el pan de trigo. Las célebres wasabröd suecas (crackers) son hechas con centeno y resultan tan exquisitas como las tostadas que se hacen con fetas de pan de centeno.

Nutricionalmente el centeno es bastante proteico (14,8%) aunque su pobreza de gluten sugiera lo contrario. Precisamente esta carencia de gluten es su punto de fuerza; si bien es menos ligante y esponjoso que el trigo, el centeno provoca menos formación de moco y menos reacciones alérgicas. Posee buena dosis de lisina, aminoácido limitante en maíz, arroz y trigo.

El centeno tiene buen tenor de vitaminas B (B1, B2, B6, niacina, ácido fólico) y E (tocoferol), y está muy bien dotado de hierro y magnesio (con 100g cubrimos un cuarto y un tercio de nuestras respectivas necesidades diarias). También posee buena dosis de fósforo, potasio, selenio, cinc y otros oligoelementos, todo ello con bajísimo aporte de sodio.



PROPIEDADES TERAPÉUTICAS

Su alto contenido de potasio lo hace útil a la función hepática, aunque también corazón y pulmones se benefician de su consumo habitual. A diferencia del trigo, sus moléculas de almidón están encerradas en una fina trama de celulosa. Esto ralentiza su digestión intestinal, con lo cual la liberación de glucosa se hace gradual y progresiva, evitando picos bruscos y siendo bien tolerado por diabéticos e hipoglucémicos.

El centeno es recomendado en problemas circulatorios (arteriosclerosis, sangre viscosa, hipertensión, angina de pecho) y como alimento tónico, reconstituyente, laxante, hipoglucemiante, hipocolesterolemiante y protector del cáncer. Por su alto aporte de fibra, el centeno es un buen laxante y está especialmente recomendado para combatir el estreñimiento ya que favorece el tránsito intestinal. Los panificados de centeno retrasan el tiempo de vaciado del estómago, lo cual disminuye la sensación de hambre entre horas. Además su consumo también está indicado para diabéticos ya que reduce la absorción de azúcares simples, y para personas con niveles altos de colesterol en sangre ya que la fibra arrastra parte del colesterol y lo elimina por las heces. El centeno también tiene antienzimas proteicas IT e IC, antitumorales; esto lo hace recomendable sobre todo en afecciones del colon.

Su positivo efecto sobre el sistema circulatorio se debe a una suma de factores presentes en su composición: antioxidantes (tocoferol), oligoelementos (selenio, cinc), vitaminas y flavonoides (rutina). Esta combinación ejerce un efecto elastizante sobre las paredes arteriales y fluidificante sobre la sangre, disminuyendo la fragilidad capilar y la viscosidad sanguínea.

**********

Visto lo visto... ¿Nos suena eso de comidas pesadas, digestiones lentas, estar amodorrados, cansados, fatigados o no ser capacez de comer sin 'pan'? Pues ya sabéis, la decisión y el cambio está en uno mismo. Experimentad e investigad, veréis como todo lo que nos dice este hombre es cierto. 

4 comentarios:

  1. Un post muy interesante! gracias por la información. Cada vez leo más inconvenientes del trigo, y actualmente está por todas partes! Aunque no es tan difícil evitarlo, el centeno es una buena opción, como tu dices. Yo intento comprar el pan de centeno y cada vez como menos derivados del trigo.
    Feliz domingo! Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti Ester. Sí, cada vez sale a la luz más información sobre lo que nos han ocultado durante años. Lo importante es que compartamos lo que sepamos y que cada uno experiemente por sí mismo.

      Abrazos.

      Eliminar
  2. Y tanto que tiene razón! A veces he estado una buena temporada evitando al 100% el trigo, y es muyyyy difícil, ya que se encuentra en muchos alimentos que solemos comer de forma habitual, y además, el cuerpo entra en una especie de bucle adictivo. Se pasa mal, pero a los días de no comer te sientes super bien. Lo malo, es que esta restricción no se puede llevar muy bien si sales fuera de casa, y si además eres vegetariana... pues las limitaciones son muchas.

    Gracias por el artículo, ha sido muy muy interesante!!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja, gracias Nefer... ¡ahí está la cuestión! En intentar salir de la trampa que nos han puesto. Comer en la calle indica adictividad y poco aporte nutricional: azúcares, trigo, grasas, lacteos...

      ¿Por qué te crees que la hostelería no cae nunca? Buscan que vuelvas a gastar y no se preocupan de beneficiarte a nivel fisiológico. Y claro, solemos ser tan debil...

      ¿Pan y circo? Pues Mcdonalds y futbol. Al menos que se sepa lo que hay.

      :)

      Eliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.