5 abr. 2013

Ginkgo biloba


El Ginkgo es una árbol único en su especie, ya es que es el último superviviente de la familia Ginkgoaceae. Su hojas secas podemos encontrarlas fácilmente en cualquier herboristería y con ella preparar infusiones con interesantes propiedades.

Principalmente ayuda a aumentar la circulación sanguínea central y periférica, consiguiendo así la irrigación de los tejidos orgánicos, del corazón y las extremidades. Ayuda a evitar la formación de coágulos en las venas y arterias y por lo tanto disminuyendo el riesgo de trombosis. También es efectiva para neutralizar radicales libres, los cuales están implicados en el proceso del envejecimiento y cánceres.

Dicen que después de caer la bomba atómica de Hiroshima, fue uno de los pocos árboles que quedó en pie en las cercanías del epicentro, por lo que se le conoce como ‘portador de esperanza’.

Por supuesto, os animo a esperimentarla.

2 comentarios:

  1. Son árboles preciosos, pero al fruto mejor ni te acerques, que no veas como huele,....puafff. Nunca lo he probado en infusión, pero estoy haciendo un herbario y cuando tenga uno delante cogeré hojas de más para secarlas y probarlas. Por cierto, tienes unos premios en mi blog. ¡¡Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por todo, Pequeña. Por comentar y acordarte del blog.

    Abrazos.

    :)

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.