20 mar. 2013

Pizza carbonara vegana

Las pizzas veganas son recetas que pueden estar igual de exquisitas que las carnívoras. Mucha gente reniega de intentar hacerla al ver que no es posible añadirle queso de origen animal. La verdad es que yo no soy de dejarme esa burrada de dinero en versiones veganas de quesos, pues entre otras cosas pueden obtenerse subtitutos como el que ofrecemos aquí. En este caso será la propia nata la que creará una capa gratinada que encandilará al que la pruebe. Es una receta facilísima, y si no quereis complicaros podeis comprar incluso la masa congelada. Bueno, el resultado no es el mismo, pero ya que cada cual que lo plantee como quiera. ¡Disfrutadla!


Para hacer la masa:
400 gr de harina integral
Semillas de sésamo
15 gr de levadura en polvo
Aceite de oliva y sal
Agua


En un recipiente grande echar la harina, la levadura en polvo, 2-3 cucharadas de semillas de sésamo, un vaso de agua, un poco de sal y un chorreón generoso de aceite de oliva.
Removemos bien la mezcla y vamos echando poco a poco, si vemos necesario, un poco más de agua, removiendo la masa con la ayuda de un tenedor.
Cuando esté la masa con textura de gachas (pegajosa pero compacta), la sacamos del recipiente con el tenedor y nos preparamos para amasar en una zona limpia.
Mientras vamos espolvoreando harina limpia sobre nuestra masa, la amasamos suavemente hasta que quede consistente y no pegajosa.
Luego la dejamos reposar 1 hora en un plato o recipiente tapado con un trapo.
Posteriormente, cogemos un trozo de masa según el tamaño de pizza a realizar. Harinearla un poco y, tras amasarla levemente, darle la forma que queramos ayudándonos del rodillo. Un grosor ideal es de 0,5 cm de fina.
Una vez dada la forma, ponerla en la bandeja del horno y allí es donde añadiremos el tomate y los ingredientes finales.

Para la salsa carbonara:
Tomate frito (cualquiera que os guste)
½ cebolla grande
½ calabacín
5-6 champiñones
Nata de soja o almendras
Pimienta negra molida
Aceite de oliva y sal


Picamos finamente las verduras. En un recipiente, con un chorreón generoso de aceite, las rehogamos bien y salpimentamos. Añadimos posteriormente la nata a gusto y mezclamos todo. A fuego bajo dejamos que se mezclen los sabores durante 3-4 minutos. Corregimos de sal y pimienta. Extendemos un poco de tomate frito sobre la base de pizza y encima una capa de salsa carbonara. Precalentamos el horno y cocemos a 180ºC unos 20 minutos.

4 comentarios:

  1. Muy buena receta! Me encantan las pizzas y cuando me hice vegana pensé que ya no podría comer más, pero voy descubriendo alternativas muy sabrosas! me apunto esta receta ;) Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  2. Llevo ya un rato mirando tu blog y me está encantando! Además estoy conociendo muchos ingredientes y platos que no conocía de nada y a mí esto de descubrir cosas y técnicas nuevas y exóticas me fascina. Enhorabuena!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola mostaza. Pues bienvenid@.

      Besos y abrazotes.

      Eliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.